Las salidas a la calle representan para el niño una fuente inagotable de estímulos para impulsar el desarrollo y el crecimiento de sus capacidades.