Las compras de productos para bebés o niños de corta edad están acompañadas de un especial cuidado. Los padres han de decidir entre una oferta muy amplia aquellos que creen que puede satisfacer mejor el bienestar del niño. Solo el uso continuado y el  paso del tiempo clarifican si la decisión de adquirirlos fue acertada.